La cancha

Lágrimas de emoción y abrazos en los festejos de Aucas

Lágrimas de emoción y abrazos en los festejos de Aucas
Lágrimas de emoción y abrazos en los festejos de Aucas. Fue conmovedor. Todo fue una mezcla de sentimientos. El DT venezolano César Farías se fundió en un solo abrazo con su cuerpo técnico y con los jugadores cuando el árbitro Luis Quiroz dictaminó el final del partido y el 0-0 se escribió en la final de vuelta. La victoria en Guayaquil alcanzó para que el Aucas sea campeón a los 77 años.

Finalizado el partido Farías se abrazó con Luis Romero. El manaba se convirtió en un bastión anímico. “Fue impresionante como influyó en todos los jugadores. Nos convenció que es posible llegar a un sueño y aquí estamos”, dijo Romero feliz por el título. Cada escena era llamativa por el momento de emotividad.

Farías festejó junto a su mamá y fue generoso al compartir el éxito. Buscó de inmediato a Sixto Vizuete, su confidente y amigo que fue su guía en Quito. Se fundieron en un abrazo de emoción y hubo hasta lágrimas. No quiso cargar todo el peso del éxito solo él y por eso se paseó con Vizuete.

 

Por todo lado hubo alegría. Edison Vega, el volante que anotó el gol que a la larga dio el título, caminaba con un cuadro de la Virgen de la Dolorosa. “Soy un creyente y sabíamos que toda la gente tenía confianza en nosotros. Es una situación emocionante todo lo que hemos vivido y hoy estamos dando una alegría a esta hinchada”, contó.

Farías pidió que su madre entrara a la cancha. Se mostró más sereno. Fue una escena tierna cuando la abrazó en señal de agradecimiento por haber confiado en su carrera como entrenador. Y el profe fue abrazando de uno en uno a los jugadores.

El golero Hernán Galíndez también decidió sumar a la premiación a su amigo Damián Frascarelli. El golero lució una bandera de su país. También el haitiano Ricardo Adé hizo lo mismo y hasta se puso sus argollas que siempre le acompañan.

En la premiación levantaron el trofeo Víctor Figueroa y Romero. El 10 oriental curiosamente contó que en el momento del penal de Damián Díaz estaba tranquilo. “Este señor (Galíndez) me prometió que defendería el invicto con todo y así fue. Sabía que lo iba a lograr”, manifestó el capitán.

La ‘Tuka’ Ordóñez tampoco se guardó elogios para el técnico Farías. Fue un agradecido porque le permitió volver al fútbol profesional cuando el retiro rondaba su carrera y parecía que le cerraban las puertas en el mismo club que salió campeón.

Lágrimas de emoción y abrazos en los festejos de Aucas

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

P